Como gestionar la vergüenza0

Como gestionar la vergüenza

Todos sentimos vergüenza de algo y la hemos experimentado en algún momento de nuestra vida, es una de las emociones más comunes que tenemos las personas y una de las más difíciles de controlar.

 

La vergüenza es de carácter defensivo, tiene como objetivo proteger tu ego, por ejemplo, tú no puedes salir mal vestido al centro comercial, eso te da vergüenza, sólo imagínate ¿Qué van a pensar los demás de ti?

Obviamente hacer algo así arruinaría tu imagen y los comentarios de la gente lastimarían tu ego, entonces la vergüenza es una barrera que te detiene a hacer algo como eso.

Sentir vergüenza es normal, el problema es cuando se convierte en algo habitual en tu vida, cuando te es imposible gestionarla y ésta misma llega al punto de inmovilizarte.

 

Hay personas que no pueden hacer nada a causa de esta emoción, no pueden hablar en público, no pueden hablar con otras personas, no quieren bailar, no quiere ir a una piscina pública porque les da vergüenza quitarse la remera, sienten vergüenza de su casa, se avergüenzan hasta de lo más mínimo y están tan acostumbrados a esto que pierden muchas oportunidades en la vida.  

Esto en realidad es conocido como vergüenza social , que se rige principalmente por el  “Que dirán” , es cuando te afecta demasiado la presión social, por pensar que pueden decir los otros de ti, por el miedo a la desaprobación, por el miedo a que todos se alejen.

Recuerdo que en mi adolescencia fui atormentado por la vergüenza, me costaba hablar con personas porque antes de entablar una conversación en mi mente entraba la duda de ¿Y si se burla de lo que digo? ¿Y si en realidad no le interesa hablar conmigo? ¿Y si no le caigo bien?.

 

 

Toda esta conversación interna es característica de una persona con baja autoestima, algo muy común en las personas de autoestima baja es pensar demasiado en como conformar al otro y entrar en duda por cosas realmente simples.

 

Creencias sobre la vergüenza

 

 

Como gestionar la vergüenza

 

Cuando era niño mi madre solía decirme que no deje abierta la ventana de la casa porque los vecinos podrían mirar adentro, y yo un día le pregunte ¿Y que importa si miran adentro? Y me respondió, me da vergüenza que vean la casa en éstas condiciones, entonces le dije “No te preocupes por lo que ellos digan” y me dijo “No puedo no preocuparme, si los vecinos ven lo mal que está la casa por dentro van a hablar cosas feas de nosotros y yo estoy cansada de que me falten el respeto”.

Con el tiempo comprendí que mi madre siempre tuvo una autoestima muy baja, ella casi nunca invitaba personas a su casa, porque consideraba que no era apta para recibir gente.

Todo este miedo a los comentarios de la gente se originó en su infancia, ella proviene de una familia de clase baja, su padre falleció cuando tenía 5 años y en aquella época las familias utilizaban mucho la vergüenza para controlar a sus hijos.

 

Si te sientes identificado  con algo de lo que voy relatando sería importante ver como solucionarlo.

Las familias y muchas instituciones utilizan la vergüenza para manipular, solo basta con escuchar la típica frase de “Debería darte vergüenza haber hecho eso” para entender que esta emoción también es transmitida por la sociedad, lo bueno es que existen ejercicios para superarla, no se trata de no sentirla, simplemente de aprender a gestionarla correctamente y que no se convierte en una barrera en tu vida.

Existe una frase que la gente suele utilizar cuando se habla sobre la vergüenza:

 

“ Cuando se pierde la vergüenza, se pierde todo ”

 

Esta es una idea bastante errada, porque el hecho de que pierdas la vergüenza no te hace peor persona, por el contrario, te ayuda a liberarte de las cadenas mentales que te mantuvieron atado durante mucho tiempo.

 Recuerda los momentos en lo que pensaste hacer algo y no te atreviste por tener vergüenza o por el miedo a fallar , en cierto modo, la vergüenza te sirvió momentáneamente para evitar que tu ego salga lastimado de la situación.

Pero si mantienes ese comportamiento durante un largo plazo, estarás reprimiendo tus emociones y cada vez te sentirás peor contigo mismo, porque no estarías siendo congruente y sincero con tus pensamientos.

 

Pregúntate ahora mismo ¿Qué cosas te generan vergüenza? Y luego analiza si aquello que te da vergüenza te está inmovilizando de alguna manera.

Para superar la vergüenza lo mejor que puedes hacer aunque parezca ilógico es pasar vergüenza, al igual que el miedo la vergüenza se supera enfrentándola.

Una de las estrategias que utilicé para superar la vergüenza social fue salir mal vestido a un centro comercial, me refiero a ir con una remera rota y ropa manchada por todas partes, parece algo fácil de hacer, sin embargo muy pocas personas se animarían a hacerlo.

 

Cuando comencé con esta práctica noté que al principio no podía para de pensar en que podía estar pasando por la mente de la gente, cuales serian los pensamientos de cada una de las personas que me observaran.

Luego de estar bajo esta presión sentí un gran alivio, porque me dí cuenta que no pasaba nada, que todos mis miedos eran ilógicos, que aquellos que transitaban por allí estaban más ocupados en sus asuntos que en prestarme atención a mí.

El problema con la vergüenza es que al derivar del ego nos hace  creer que somos el centro de atención, que somos el centro del universo, que todos van a mirarnos y a juzgarnos como si fuéramos lo más importante que existe en el planeta, y no es así, a la gente le importa poco y nada lo que tu hagas, te darás cuenta que cuando tu criticas a alguien luego de unos minutos ya te olvidas de la crítica que hiciste.

Comentar con Facebook

Deja una respuesta

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>