Deseos reprimidos0

Antes de hablar del deseo sería bueno que sepamos exactamente que es el deseo y porque es tan importante en la vida de las personas. Para tratar de simplificar un poco el tema vamos a hacer como primera medida una importante diferenciación: deseo no es lo mismo que necesidad.

 

 

Hay una gran diferencia entre estos dos términos, la necesidad por ejemplo es algo esencial para la supervivencia, puede ser la necesidad de alimentarse, de respirar, de tener una vivienda etc.

Por otra parte, los deseos se refieren a las cosas que a uno le gustaría tener o experimentar pero no son necesidades básicas; ya que el no obtener eso que se desea no implica que la persona se vaya a morir.

Nuestra vida está prácticamente formada por deseos insatisfechos. ¿No me crees? es solo cuestión de observarte a ti mismo, seguramente deseas muchas cosas hora mismo ¿Cierto? ¿Adivine?.

Quizás quieras una casa nueva o un nuevo vehículo o quizás más dinero, o no importa qué, pero de lo que si estoy seguro es de que hay algo que deseas y que buscarás la forma de conseguirlo. El deseo es el motor que mueve a los seres humanos, el deseo moviliza, todo aquello que se convierte en un deseo tiende a ser satisfecho.

 

 

 

¿Qué sucede cuando desaparece el deseo?

 

 


Deseos reprimidos

 

 

Muchas veces ocurre que el deseo desaparece de nuestras vidas, la ausencia del deseo es el inicio de la depresión.

Cuando estamos deprimidos no deseamos nada, no tenemos algo por lo que vivir, las personas para estar sanas psíquicamente necesitamos desear, necesitamos tener un deseo insatisfecho por el cual movernos. Una persona sana mentalmente tiene muchos deseos y su vida está en un constante movimiento hacia la satisfacción de estos mismos.

 

Quizás uno de tus deseos sea recibirte, luego comprarte una casa, luego un auto, luego encontrar pareja, luego casarte, tener hijos, organizar un viaje, levantar una empresa etc. No importa cuales sean tus deseos lo importante es que los tengas porque somos seres que le perdemos el sentido a la vida cuando dejamos de desear, necesitamos tener algo por lo que vivir, algo que cada mañana nos motive a levantarnos.

Los proyectos en tu vida o tus objetivos son deseos y sirven como una pantalla que ponemos en frente para sentir que estamos vivos y esa misma pantalla nos ayuda a olvidar que en algún momento vamos a morir, somos la única especie que es consciente de su propia muerte ¿Cómo hacemos entonces para vivir si sabemos que hagamos lo que hagamos igual vamos a morir?.

 

Cuando no hay proyectos, cuando no hay objetivos, cuando no hay ningún deseo lo único que vemos al final del camino es la muerte, es por eso que las personas depresivas no desean nada, no quieren nada, porque cuando observan su camino lo único que ven al final es que van directo a la muerte y piensan:

“Para que voy a levantarme de la cama si igual voy a morir”, no hay nada que los haga sentir vivos, la ausencia del deseo provoca paralelamente la ausencia de proyectos y de objetivos. Para tener una vida psíquica sana debemos ser conscientes de que tenemos deseos y estamos haciendo nuestra vida en base a lo que deseamos, a lo que queremos para nosotros mismos.

 

Puede que seas una persona que esté pasando por algo como esto, si este es tu caso probablemente esta ausencia de deseo venga acompañada con tristeza una intensa desesperación y una soledad enorme, si es así  te recomiendo que comiences a buscar un objetivo en tu vida, que hagas proyectos, puedes comenzar con objetivos y proyectos simples y a corto plazo.

Por ejemplo que tu objetivo sea organizar una salida al cine o ir al centro comercial a comprarte ropa o realizar un pequeño viaje, estos objetivos a corto plazo son importantísimos para las personas con depresión porque ayudan a mantener un deseo activo, que posteriormente va ser satisfecho, no hay nada que derribe más a una persona que la falta del deseo ya que paralelamente también se sienten inútiles e inservibles y cada vez se vuelven más dependientes al afecto y la atención de los demás.

 

 

Los pacientes que sufren depresión comienzan a salir de su pozo depresivo mediante pequeños cambios en su vida, comienzan a tener objetivos a corto plazo como los que te nombré anteriormente y esto los ayuda a retomar las riendas de su vida.

 

 

 

El deseo es contradictorio 

se modifica

constantemente

 

 


Deseos reprimidos

 

 

 

El deseo nunca está quieto, está en un constante movimiento y va mutando con el tiempo.

Hoy puedes desear algo y es probable que dentro de unos meses desees algo completamente diferente, lo que no significa que esté mal ya que muchas veces nos damos cuenta que quizás eso que deseábamos no era lo que en realidad queríamos o por múltiples razones una persona puede pasar a desear algo diferente.

 

En las relaciones humanas el deseo juega un papel muy importante y es muchas veces el causante de la ruptura de muchos noviazgos y matrimonios, sin embargo también es el causante de nuevos noviazgos y matrimonios. Los seres humamos somos muy cambiantes y contradictorios con respecto a nuestros deseos es por esta razón que muy difícilmente se pueda utilizar la lógica para comprender los deseos de la gente, en un momento de nuestras vidas deseamos encontrar pareja y casarnos y poco después decidimos que sería mejor estar solteros y dejar eso para más adelante este es uno de tantos ejemplos que se pueden utilizar para ilustrar estas cuestiones.

 

La próxima vez observa a las personas que te rodean o hazlo contigo mismo y te darás cuenta de que nunca logramos satisfacer nuestros deseos, siempre vamos a querer algo diferente.

 

 

 

Deseos Reprimidos

 

 

Deseos reprimidos

 

 

Los seres humanos tenemos deseos tanto conscientes como inconscientes. Los deseos consientes son todos aquellos deseos que están en nuestra conciencia, es decir que nosotros estamos al tanto y conocemos esos deseos, sin embargo lo que se encuentra en el inconsciente son todos aquellos deseos que hemos reprimido.

La mente reprime los deseos que la conciencia considera como inapropiados y al no tolerarlos los envía a un “baúl” muy oculto dentro de nuestro aparato psíquico que es el inconsciente.

 

Los deseos reprimidos inconscientes casi siempre son de índole sexual, aunque también podemos encontrar de otro tipo, y seguramente te preguntarás:

 

 ¿Por qué están reprimidos?

 

La respuesta es simple, todo aquello que se reprime es lo que uno moralmente considera inapropiado para que esté en nuestra conciencia y al no poder soportar tener pensamientos de este tipo los llevamos al inconsciente, para simplificar un poco el tema podemos decir que es como si lo escondiéramos de nosotros mismos.

Este lugar que llamamos inconsciente no nos permite acceder a estos deseos, pero que no podamos acceder a ellos no significa que no los tengamos, simplemente no somos conscientes de ello.

 

Los deseos inconscientes se hacen escuchar mediante distintas formas, los sueños por ejemplo son representaciones camufladas de todo aquello que está dentro de nuestro inconsciente.

El psicoanálisis es una técnica para acceder a aquello que está oculto en lo más profundo de nuestra psiquis, sin embargo no todas las personas soportan un psicoanálisis ya que se exploran rincones de la mente de los que no teníamos ni idea que existían.

Comentar con Facebook

Deja una respuesta

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>