El odio encadena0

odio

Todos hemos vivido buenas y malas experiencias en la vida, todas nuestras vivencias generalmente están relacionadas a otras personas.

 

 

Dependiendo del tipo de experiencia que nos toque vivenciar generaremos una determinada emoción hacia la persona involucrada en este acontecimiento.

Por ejemplo, si tu tía te llevaba al parque de diversiones cuando eras un niño y esto te hizo experimentar alegría, entonces asociarás a tu tía con emociones positivas.

Si tu padre te golpeaba, es más que obvio que por mucho que lo quieras no podrás asociarlo con un recuerdo emocional positivo.

 

Entre este cóctel emocional es probable que desarrolles odio ¿Pero odio a quien?

Odio a todas aquellas personas que te lastimaron a lo largo de tu vida.

Como dijimos en el ejemplo anterior, si tu padre te golpeaba es casi seguro que sentirás odio hacia él.

 

Te ha dolido tanto lo que te hizo que te repugna y le deseas lo peor, no quieres hablarlo, no quieres verlo, ese odio te mantiene distante, te ha hecho tanto daño que para ti es imposible volver a verle la cara a esa persona.

Sin embargo sucede algo extraño, más allá de tu odio, más allá de que hace años que no lo ves, su recuerdo aún te está atormentando.

Y te enfurece recordarlo, porque lo tienes demasiado presente. Este es el efecto del odio, contrariamente a lo que creen las personas, el odio no aleja, el odio encadena y aprisiona.

 

El odio, a pesar de que sea una emoción negativa, aún así sigue siendo una emoción, y está asociada hacia una persona, una persona que te hizo daño.

Como vimos en el artículo desarrollando la inteligencia emocional, las personas atribuimos emociones a nuestros recuerdos, y por mucho que desees liberarte del recuerdo de tu padre te será imposible hacerlo, ya que si lo odias tienes un motivo por el cual recordarlo.

Cada vez que sientas esta emoción automáticamente su recuerdo volverá a tu mente y así jamás vas a estar sano, el odio será tu enfermedad toda la vida.

 

Sentir odio por una persona es una de las peores maneras de intentar alejarla de tu vida. Conozco el caso de una amiga que odia a su madre.

La madre de mi amiga tiene una personalidad neuróticaque se caracteriza por querer controlarlo todo, es una obsesiva del control, sumémosle a esta personalidad una vida en donde tuvo que sufrir la falta de comida, la imposibilidad de estudiar y tuvo que trabajar desde muy pequeña.

Ella proyecta todas sus frustraciones en su hija, la presiona y la tortura para que haga todo lo que ella nunca hizo, y cuando mi amiga no concuerda con ella, comienzan las peleas.

 

Todos los sueños frustrados y las experiencias horribles que vivió la madre de mi amiga han creado una personalidad conflictiva, que no es capaz de llevar una relación sana con nadie, ni siquiera con su propia hija.

Mi amiga me confesó que siente odio por su madre y que a pesar de que lleva años fuera de casa y que hace mucho que no sabe nada de ella, aún así la recuerda todos los días y no puede sacarla de su vida.

El odio se volvió la conexión eterna entre mi amiga y su madre.

 

 

 

Si quieres liberarte de alguien,

debes aprender a perdonar.

 

 

odio

 

 

¿Deseas liberarte de una persona que te hizo daño?

 

Entonces no la odies, si odias a alguien le estás atribuyendo demasiada importancia, haz todo lo contrario y perdona.

Odiar es envenenarte a ti mismo, sólo analiza la situación, estás generadote emociones que le hacen daño a tu salud por alguien que ya te hizo daño anteriormente.

 

Sincérate contigo mismo y respóndeme esto ¿Qué has ganado odiando? ¿Lograste olvidarte de esa persona? Te aseguro que no. ¿Te hizo bien odiarla? Yo creo que no.

Dime tres cosas positivas que hayas obtenido por odiar, y la respuesta seguramente será     “ninguna”.

Si el odio no trae beneficios a tu vida, e inclusive trae problemas, entonces…

¿Qué esperas para liberarte de él?

 

 

Y ahora seguramente viene la excusa de, me hizo tanto daño que no puedo dejar de odiar a esa persona. ¿Y si te digo que no es así?

En realidad tú si puedes dejar de odiar, es más, tú quieres y necesitas dejar de odiar para que los recuerdos no te sigan haciendo daño, pero no sabes como hacerlo.

 

 

 

¿Qué tengo que hacer para liberarme

del odio?

 

 

odio

 

 

Voy a hablar desde mi experiencia y te contare lo que a mí me sirvió para dejar de odiar.

Primero y principal es necesario que entiendas que el odio viene de la ignorancia, la ignorancia de no saber que es lo que hace que una persona actúe de una determinada manera.

Para resolver tu problema con el odio es primordial que te enfoques en aquella persona que estas odiando, una vez lo que lo hayas hecho no pienses en lo que te hizo, ni nada referido a ti.

 

Retrocede en el tiempo y vuelve a los orígenes de ese ser humano, a su infancia:

¿Cómo fue su infancia? ¿Cómo eran aquellos que lo orientaban en la vida? ¿Cómo fueron las experiencias de esta persona? ¿Cómo está la autoestima de este ser humano?

Una vez resueltas estas preguntas te darás cuenta de algo, sabrás que una persona actúa en base a toda la experiencia de su vida.

 

Recuerdo que yo me quejaba y me enojaba con mi padre porque era una persona poco expresiva, era muy raro que te abrace y te demuestre afecto. Me puse a pensar cuales eran las razones por las cuales mi padre nunca demostraba afecto, porque comprendiendo los orígenes de una persona y teniendo algo de conocimiento de su experiencia de vida es muy sencillo saber porque se comporta de una determinada manera.

Mi padre nunca recibió amor, su padre, es decir mi abuelo, fue una persona muy rígida, que tampoco expresaba nada y para la época en la cual creció el hecho de demostrar afecto estaba mal visto, un hombre debía ser alguien frío, sin emociones, no tenia que demostrar nada, porque eso era una considerado una vergüenza en aquel entonces.

 

Ahora, si mi padre nunca recibió amor ¿Cómo podría pretender que el me diera amor?

Si no sabia como hacerlo, nunca se lo dieron, el tan solo fue una víctima y mi abuelo fue otra víctima y así sucesivamente.

Solo aquellos que experimentaron amor son capaces de darlo.

Y teniendo todo este conocimiento es fácil perdonar, ya no me enojaba con mi padre, porque lo comprendía, entonces me liberé de todas las emociones tóxicas relacionadas hacia el.

 

Entender más a las personas, conocer las razones de su comportamiento son la base para dejar de sentir odio.

Es un trabajo interno que tú decides si hacerlo o no.

Cuando te liberas del odio, cuando perdonas, recién te olvidas, dejas de lado a quien te hizo daño y su recuerdo ya no tiene asociada esta emoción porque tú has perdonado a esa persona y te liberaste definitivamente de ella.

Comentar con Facebook

Deja una respuesta

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>