Nadie me respeta0

Nadie me respeta

Nadie me respeta es algo que dicen las personas cuando se sienten infravaloradas por los demás, cuando les cuesta encajar en un determinado grupo social, cuando sienten que la gente solo los critica.

 

También suele suceder porque principalmente tienen problemas para entablar una relación personal basada en el respeto con otro ser humano.

 

Escribir este artículo llamado “nadie me respeta” me trae muchos recuerdos de mi pasado, más bien de mi viejo yo, una versión antigua de mi mismo que representaba a alguien asustadizo, completamente inseguro de sí mismo, que le costaba relacionarse con la gente y que sufría demasiado porque prácticamente nadie lo respetaba bajo ningún concepto.

 

La adolescencia fue una etapa muy dura para mí, no comprendía la razón de porque nadie me respetaba, no lograba entender el motivo por el cual me trataban de una forma diferente que a los otros adolescentes y esto me lastimo demasiado emocionalmente, de tal modo que estuve depresivo por 3 años aproximadamente.

 

En ese tiempo era alguien con una autoestima nula e inexistente que era incapaz de tomar una decisión por sí mismo y que tenía una mentalidad de víctima con la única finalidad de echarle la culpa a alguien más para no hacerme cargo y escapar de mis propios problemas personales.

 

Esto es lo que sucede muchas veces con la gente, cuando decimos “nadie me respeta” automáticamente estamos derivando la responsabilidad a un personaje secundario, pensamos que estamos dejando toda nuestra energía para comenzar a ser respetados, cuando en realidad no estamos viendo las cosas claramente, de esta forma solo nos confundimos mas, porque realmente las verdaderas preguntas serian:

 

 

¿Por qué nadie me respeta?

¿Qué es lo que hago para que los demás me respeten?

¿Cómo me comporto delante de la gente y porque obtengo esas

respuestas de su parte?

¿Tengo una actitud muy débil y me muestro inseguro ante el mundo?

 

Es importante que respondas te tomes un momento para analizar detenidamente estas preguntas y luego formules una respuesta completamente sincera sobre tu situación actual.

 

Si bien todos sabemos que es imposible agradarle a todas las personas que conocemos a lo largo de nuestra vida, pero si vez que de manera reiterada, la gente comienza a humillarte constantemente con comentarios, burlas o críticas hacia tu persona, déjame decirte que no es una simple casualidad o coincidencia del destino.

 

Esto es una consecuencia de tus comportamientos al interactuar con la gente y de que es lo que expresas con tu lenguaje corporal, todo esto influye al momento de hacerte respetar.

 

Recuerdo que un tiempo cuando trabaje repartiendo volantes de un negocio durante unos meses, las diversas reacciones de la gente me llamaban mucho la atención, al principio como era algo nuevo para mí me sentía nervioso y titubeaba hasta para decir un simple “Hola” e iniciar una conversación mientras entregaba los folletos a completos desconocidos.

 

Por supuesto que las reacciones más comunes de las personas al verme tan nervioso, era rechazarme, mirarme de mala forma, seguir caminando a pesar de que me acercaba para entablar una conversación y muchas veces hasta algunos se reían con aires de superioridad  ignorándome completamente.

 

Después de que comenzó a pasar el tiempo por medio de la práctica me sentía más confiado al repartir volantes y podía acercarme sin dudar a la gente para iniciar una interacción hablando sobre los productos que ofrecía este nuevo negocio y lo mejor es que obtenía una buena atención de  parte del receptor.

 

¿Qué es lo que cambio? Mi manera de ver la realidad, eso es lo que cambio, antes sentía miedo, ansiedad a la aproximación y esto se reflejaba en mi manera de actuar, los humanos desarrollamos las habilidades por medio de los hábitos, así que mientras más repitas algo más rápido lo vas a dominar en el futuro. 

 

Vivenciar este tipo de experiencias para alguien con baja autoestima es un golpe bastante fuerte a sus emociones, pero indudablemente son un conjunto de experiencias dolorosas que forman parte de la vida y que es necesaria vivenciar para  desarrollar tu inteligencia emocional.

 

Básicamente si tu mente no está acostumbrada a un cierto escenario o contexto social, cuando lo intentes por primera vez te va a costar demasiado adaptarte porque a pesar de que somos muy inteligentes no siempre somos conscientes de cómo aplicar esta inteligencia en nuestra vida cotidiana.

 

Por ejemplo, si tú eres alguien que está acostumbrado a trabajar de lunes a viernes únicamente, cuando de repente te llaman de tu trabajo y te avisan que tienes que trabajar el día domingo a las 08:00hs de la mañana…

 

¿cómo piensas que tu cerebro va a tomar esa situación?

 

Cuando llegue el fin de semana te costará levantarte ese día para ir al trabajo, simplemente porque tú ya estabas mentalizado en descansar únicamente los días domingos, así que tienes que ahora tienes que crear otra visualización diferente de la cual estás acostumbrado para poder madrugar el día domingo.

 

Lo mismo sucede cuando estamos en presencia de gente desconocida o cuando ingresamos a un nuevo grupo social, nuestra mente no tiene una imagen asociada a ese contexto, por lo tanto, tardara un tiempo en generar esa visualización que te permitirá fluir en ese entorno.

 

 Entonces cuando sientas que no encajas en tu trabajo, en el colegio, en la universidad o en cualquier otro ámbito social porque piensas que eres raro o porque no logras entenderte con la gente de ese grupo.

 

 Tienes que seguir intentándolo las veces que te sea posible, siempre siendo consciente de tus errores y corrigiéndolos para ir moldeando tu personalidad de manera que resulte atractiva ante los demás, recuerda que los seres humanos somos criaturas de hábitos, por lo tanto, nos convertimos en lo que hacemos diariamente.

 

Así que debes desarrollar el hábito de hacer obligadamente las cosas que te provocan resistencia de tu parte, si sientes que tus amigos, familiares o conocidos te rechazan o te faltan el respeto, tienes que hacer una pausa y analizar porque sucede este tipo de situaciones.

 

 Tal vez te costará desenvolverte en ese ambiente hasta que lo experimentes demasiadas veces para lograr ganar confianza y fluir socialmente para conectar con el resto de las personas.

 

 

 

 

¿Por qué nadie me respeta?

 

 

Nadie me respeta

Nadie me respeta Nadie me respeta Nadie me respeta Nadie me respeta Nadie me respeta Nadie me respeta Nadie me respeta Nadie me respeta Nadie me respeta Nadie me respeta

¿Por qué nadie me respeta?

¿Por qué mis amigos, familiares, conocidos no me respetan?

¿Por qué no me toman en serio?

¿Por qué la no consigo agradarle a la gente?

¿Acaso soy alguien que nació para no ser respetado?

 

Bueno, este conjunto de preguntas no están ahí de adorno decorativo para que el artículo quede “lindo y simpático”, están ahí para que te las tomes completamente en serio como si tu vida dependiera de esto y  para que reflexiones sobre tus conductas e interacciones sociales actuales.

 

¿Quieres que te respeten?

 ¡Sigue leyendo el artículo y más abajo descubrirás como hacerlo!

 

 Todos sabemos que no puedes aprender a dividir o multiplicar sin saber sumar y restar, no puedes aprender a correr sin saber caminar, son cosas tan simples o sencillas pero que muchas veces las pasamos por alto y las olvidamos.

 

De la misma forma, no puedes pretender que alguien te respete si no comienzas por hacer lo más lógico y básico que es aprender a RESPETARTE A TI MISMO.

 

Esta es una de las más grandes razones por la cual alguien llega a decir “nadie me respeta”, la gente que no puede hacerse respetar por los demás es porque tiene una  baja autoestima, tan escasa es la valoración que tienen por ellos mismos que muchos prefieren adoptar una actitud pasiva y sumisa para evitar la confrontación con la realidad.

Así que…

 

¿Qué seria aprender a respetarte a ti mismo?

 

Voy a responder esa duda existencial explicándote lo que sería el opuesto de respetarte a ti mismo, es decir, lo que seria NO RESPETARTE A TI MISMO, presta mucha atención, tal vez te sientas identificado con algunos de los siguientes ítems.

 

Básicamente no estas respetándote a ti mismo cuando repites estos comportamientos sin ser consciente de lo que estás haciendo:

 

_ Dejar que la opinión de otra persona condicione tus pensamientos sobre ti mismo.

 

_ Depender de otras personas y no ser capaz de tomar tus propias decisiónes.

 

_ Dejar que otras personas te maltraten física, emocional y psicológicamente bajo tu consentimiento, al dejar que esto suceda estas afirmándote a ti mismo que tu valor como persona es igual al de la basura que se encuentra tirada, abandonada y en estado de putrefacción en la calle.

 

Todo esto tarde o temprano te hace entrar en un estado depresivo donde quejarse y auto compadecerse se vuelve una filosofía de vida.

 

_ Apegarse emocionalmente a una persona que únicamente te trae sufrimiento, angustia y tristeza a tu vida.

 

_  Descuidar tu aspecto físico y tu salud emocional utilizando excusas como para proteger tu ego como:

 

“si de verdad me quieren tendrán que aceptarme como soy” “Esta es mi forma de ser yo no voy a cambiar por nadie” “Al que no le guste ahí tiene la puerta”.

Estas frases están cargadas de mucho egoísmo hacia uno mismo, estas eligiendo por decisión propia ser ciego ante tu realidad, porque no te estás haciendo cargo de tus problemas personales, solo estas  dedicándote a evitarlos y camuflarte bajo una excusa que ni tú mismo te la crees.

 

_ Culpar constantemente a alguna circunstancia o a otras personas por cómo te sientes y por lo que estás viviendo actualmente.

 

_ Afirmar que no sirves para realizar una actividad en especial, al hacer esto estas utilizando una etiqueta sobre ti mismo y cuando te etiquetas es muy común que te pienses que esa etiqueta te define como persona.

 

Por ejemplo: “Soy malo para las matemáticas” “No sirvo para hacer amigos” “Siempre me equivoco y lo arruino todo” “Siempre me va mal en el amor” “Porque todos me traicionan” “La vida me trata mal”.

 

 Al identificarte con una etiqueta personal estas cerrando tu mentalidad y estas negándote a la posibilidad de cambio para mejorar tu vida, porque piensas que eres así, que eso es normal y que no puedes hacer nada para cambiarlo.

 

_ El auto sabotaje o la auto destrucción es una conducta que puede torturar tu mente, porque solo te enfocas en visualizar posible escenarios negativos que pueden sucederte si haces algo en particular, estos pensamientos provienen de una mente pesimista que se mueve impulsada por sus emociones negativas, especialmente el miedo de ser uno mismo.

 

_ Preocuparte en exceso por el futuro, mantenerte recordando todo el tiempo el pasado de manera nostálgica y triste, pensando que antes estabas mucho mejor que hoy y deseando volver a esas épocas.

 

 Esta conducta parece inofensiva pero no lo es, aunque no lo creas hacer esto durante reiteradas veces es muy perjudicial para tu vida, porque solamente te dedicas a nadar en un mar de pensamientos infinitos dentro de tu mente.

 

Que solamente son eso, son pensamientos, recuerdos tristes o felices que alguna vez fueron, cosas que te sirvieron en su debido momento,  pero que hoy no forman parte de tu existencia en este plano, por lo tanto es absurdo gastar tu energía en algo que ya no te sirve en la realidad que estás viviendo hoy.

 

Estos son los comportamientos  más dañinos que pueden existir para tu autoestima, ya que afectan directamente tu valoración personal, porque no te permiten respetarte a ti mismo, te hacen sentir de menos bajándote la moral, provocando que te infravalorares personalmente y haciéndote creer que no eres merecedor de alcanzar el éxito.

 

 

 

 

 

Aprender a respetarte a ti mismo

 

 

Nadie me respeta

Nadie me respeta Nadie me respeta Nadie me respeta Nadie me respeta Nadie me respeta Nadie me respeta Nadie me respeta Nadie me respeta Nadie me respeta Nadie me respeta

Respetarte a ti mismo es fundamental para construir una autoestima positiva, esto se considera la  raíz que forma parte de la clave esencial para desarrollar una imagen personal llena de confianza con la determinación necesaria para tomar decisiones sin dudar de tus propias capacidades como ser humano.

 

Nadie me respeta es una frase que se origina en el interior de una persona por la única razón de que definitivamente no sabe o no quiere respetarse a sí mismo, porque paso tanto tiempo diciéndose a sí mismo de manera inconsciente que era un inútil y un fracasado, entonces al final termino aceptando esta creencia limitante en su interior integrándola a su personalidad pensando que es algo natural.

 

Al principio puede parecer complicado, porque ya estas acostumbrado a comportarte de una manera específica, pero a medida que vayas modificando tus comportamientos uno por uno, podrás observar como tu estimación personal va cambiando y como se proyecta positivamente hacia el mundo exterior.

 

Cuando comienzas a respetarte a ti mismo te sientes más valiente, seguro, responsable por tus decisiones, hasta que comienzas a alinear tus pensamientos, deseos, palabras, acciones en una sola sintonía para sentirte bien contigo mismo, tratando de eliminar tus conflictos interiores para lograr alcanzar la armonía.

 

Para que tengas una idea, esto funciona como el famoso efecto dómino, a medida que vas avanzando, paralelamente iras derrumbando esos límites mentales que te impiden ser una mejor versión de ti mismo.

 

El autoestima se ve altamente beneficiada en este proceso, poco a poco, comienza a crecer como consecuencia de las pequeñas transformaciones que realizas para aprender a respetarte a ti mismo.

 

Lo más sorprendente e interesante de trabajar sobre tu valoración personal, es que cuando empiezas a respetarte a ti mismo automáticamente todo el ambiente social que te rodea cambiara completamente.

 

La gente comenzara a tenerte más en cuenta, te respetaran mucho mas e inclusive algunos pueden llegar a admirarte por la personalidad carismática que perfeccionaste.

 

Pude notar que la forma en la que te comunicas con la gente marca una diferencia abismal en la manera que te ven y en cómo te respetan, por ejemplo, cuando hablas con una voz baja e insegura, sin mirar a los ojos y dudando de ti mismo, es ahí cuando proyectas una imagen indecisa de ti mismo.  

 

Por el contrario si eres alguien que habla con un tono de voz elevado sin exagerar llegando a gritar, si miras a los ojos a la gente y si argumentas asertivamente sobre tus creencias cuando converses, todo el contexto y la forma en que el mundo te vera comenzara a modificarse absolutamente.

 

Por supuesto que llegar a obtener este resultado hay que dedicarle tiempo , porque es necesario que atravieses por todo un proceso previo de dolor, sufrimiento, crecimiento y superación personal, no existe otra manera o pastilla mágica que te de los resultados correctos sin antes haber pasado por un periodo lleno de dolor.

 

Esta sencilla frase representa lo que explique arriba:

 

“Cómo podrías renacer sin antes haber quedado reducido a cenizas” – Friedrich Nietzsche

 

Simplemente porque el dolor es necesario para poder despertar tu consciencia y así lograr cambiar tu percepción natural del mundo.

 

Piénsalo de esta manera, sin dolor no hay sufrimiento, sin sufrimiento no hay espacio para la reflexión y sin reflexión nunca existiría el cambio.

 

 

 

Como respetarte a ti mismo

 

Nadie me respeta

Nadie me respeta Nadie me respeta Nadie me respeta Nadie me respeta Nadie me respeta Nadie me respeta Nadie me respeta Nadie me respeta Nadie me respeta Nadie me respeta

A continuación relataremos un conjunto de elementos, que te permitirán obtener ese respeto por ti mismo que es tan necesario como el aire para vivir:

 

 

Reconoce tus logros y permítete ser merecedor del éxito:

 

Un comportamiento muy común en la gente sin auto – respeto es que nunca reconocen sus logros personales y si lo llegan a hacer nunca admiten que lo hicieron de la mejor forma posible, para ellos nada es suficiente, siempre existirá algo que les disguste de sí mismos, por lo tanto, crecen con un sentimiento de inconformismo constante.

 

Debes saber que tú tienes todo el derecho del mundo a sentirte feliz cuando alcanzas una meta, tienes derecho a hacerte pequeños regalos a ti mismo en forma de recompensa por todo el esfuerzo que hiciste y te mereces  todos los lujos que puedas obtener.

 

La clave de esto es adoptar una actitud positiva con pensamientos optimistas para poder afrontar los problemas de la vida con tranquilidad y paciencia sin la necesidad de alterarte o gritar.

 

 

 

Ser responsable es una decisión

 

La responsabilidad representa el nivel de respeto y compromiso que tienes contigo mismo, si no eres responsable no puedes ser consciente de las consecuencias de tus decisiones personales, sin responsabilidad se pierde la fuerza de voluntad que te impulsa a seguir adelante.

 

Ser responsable forma parte de la madurez y te ayuda a saber que cada elección que realizas en tu vida, cada una de ellas puede tener un impacto negativo o positivo.

 

Al saber esto, tu mente estará mejor preparada para aceptar los resultados que vas a obtener.

 

Defender tus propios ideales y convicciones  con argumentos sólidos sin dañar a nadie es lo que te dará la convicción que necesitas para ser una persona responsable.

 

La responsabilidad es lo que te permitirá identificar tus errores y corregirlos en el futuro para mejorar como persona.

 

 

 

Hacerte cargo de tu propia vida

 

Aquí es donde interviene una cuota de realismo puro, es decir, tienes que dejar de fantasear esperando que aparezca el príncipe o la princesa azul que salvara tu vida y te garantizara un futuro prospero lleno de abundancia.

 

Tienes que grabarte a fuego en tu mente que nadie más que tú mismo debe hacerse cargo de tu vida, no seas infantil, no pienses que tu familia o tu pareja tienen la obligación de arreglar tus problemas personales.

 

Una gran parte de ser alguien maduro  que sabe auto –respetarse es saber que  nada ni nadie va a llenar esos vacios emocionales más que tú mismo y tu motivación interna para  aumentar tu autoestima, es un largo camino, pero créeme que al final todo valdrá la pena.

 

 

 

Afirma quien eres y que es lo que quieres

 

Tienes que estar dispuesto a firmar un compromiso mental contigo mismo, debes comprometerte a seguir tus propios valores pase lo que pase, no permitas que la presión social que ejercen la familia o los amigos logre asesinar brutalmente a tus sueños.

 

De lo contrario actuaras como la mayoría de las personas que tienen cero congruencia entre sus pensamientos y lo que hacen en la vida.

 

Siempre debes tener presente que tu valor como ser humano es tan grande como cualquier otra persona en la tierra, nunca te compares con los demás porque solo terminaras desilusionándote, esfuérzate por ser original con tus ideas y nunca renuncies ante la adversidad, porque imposible es solo una gran palabra pronunciada por gente pequeña.

 

Recuerda que todas las cosas que valen la pena en la vida requieren una inversión de tu tiempo acompañada con una determinada disciplina y perseverancia para poder alcanzarlas.

 

Como puedes observar para aprender a respetarte a ti mismo, es imprescindible dejar tus viejos hábitos atrás, es simple, solo se trata de sacar el excremento o la basura que estuviste guardando durante tantos años en tu mente sin saberlo.

 

Estoy hablando de esos Pensamientos negativos, de la inseguridad, tus dudas personales y principalmente es obligatorio que te liberes de las criticas o quejas hacia ti mismo que lo único que hacen es mostrarte un versión distorsionada de la realidad.

 

En cierto modo respetarte a ti mismo implica dejar de lado nuestros comportamientos caprichosos, inmaduros e infantiles, para conseguir madurar emocionalmente, llegar a comprendernos a nosotros mismos y poder entender la psicología de las personas basada en el respeto.

¿Te gusto el artículo?
¿Te gustaría recibir los nuevos artículos en tu correo?

Simplemente ingresa tu nombre y tu dirección de correo electrónico y  por último dale click en el botón suscribirme!

100% libre de spam

Comentar con Facebook

Deja una respuesta

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>