No puedo superar el pasado0

Las personas tenemos la capacidad de recordar, por supuesto que no recordamos todo, la memoria descarta todos aquellos datos que se consideran de poca importancia.

 

Generalmente los recuerdos que tenemos grabados son los de un acontecimiento que tuvo una intensa carga emocional, para el cerebro todo aquello que esté colmado de emociones es importante y por ende lo guarda en la memoria, como puede ser el primer beso, un accidente grave, un suceso traumático.

 

En pocas palabras todo aquello que recordamos con facilidad y con lujo de detalles  casi siempre está cargado emocionalmente.

 

No todas las personas tuvieron experiencias positivas en sus vidas, la mayoría de la gente experimenta situaciones terriblemente angustiantes por eso les es tan dificil superar el pasado.

 

El mundo no es un lugar perfecto y por lo tanto no podemos pretender que todo lo que vivimos sea agradable.

 

Por esta razón todas las personas cargamos con recuerdos, recuerdos angustiantes, frustraciones pasadas y sobre todo culpas que a pesar de que esa culpabilidad tenga un origen muy atrás en el tiempo hasta el día de hoy nos afecta y nos destruye internamente.

 

Ahora mismo se me vino a la mente la historia de vida de una muy buena amiga, que con tan solo 15 años quedó embarazada.

 

Lamentablemente ella tuvo que sufrir el peso de ser madre a esa edad, dejar atrás su adolescencia, dejar de lado su vida, tener a toda una sociedad en contra, tener a su propia familia en contra, soportar las críticas y sentir que lo que hizo no tiene perdón ni siquiera de Dios.

 

Lo que le sucedió a mi amiga es un impacto emocional que lamentablemente a cualquier persona le afectaría muchísimo, y es una situación que la viven millones de personas en el mundo.

 

Actualmente mi amiga tiene 28 años y sin embargo no puede dejar atrás lo que ocurrió, no puede liberarse de la culpa y de la frustración que vivió en aquel momento.

 

La sociedad y la propia familia la condenó de tal manera que inclusive hoy no puede superar el pasado, después de 13 años, no puede dejar de sentir resentimiento hacia su familia y muchas veces inconscientemente intenta de alguna manera compensar y hacer sentir orgullosos a sus padres porque se siente culpable por lo que ocurrió hace ya muchos años.

 

Ella intenta no pensar, realmente desea dejar de sentir lo que está sintiendo, dejar atrás lo que sucedió y liberarse de todo resentimiento, de toda frustración y culpa que pueda tener, pero no lo consigue, lamentablemente cuando vivimos experiencias traumáticas que nos dañan emocionalmente nos cuesta muchísimo dejarlas atrás y no volver a recordarlas.

 

 

Olvidando el pasado para sanar

 

superar el pasado

superar el pasado superar el pasado superar el pasado superar el pasado superar el pasado superar el pasado superar el pasado superar el pasado

 Los humanos tenemos la capacidad de olvidar, y creo que esta capacidad es de todas una de las más importantes si lo que queremos es superar el pasado.

 

Olvidar es sinónimo de descansar, de dejar atrás momentos y experiencias que nos vienen dañando hace años. Y por supuesto, ahora mismo pensarás ¿Y cómo se puede olvidar algo? muy bien, como dijimos al principio, el cerebro almacena únicamente aquello que considera importante ¿Cierto?

Entonces para que algo sea importante debe tener una enorme carga afectiva, muy bien, entonces…

 

¿Qué sucede si a esa recuerdo le quitamos la carga afectiva? ¿Seguirá siendo importante?

No, por supuesto que no, y voy a darte un ejemplo de ello con una experiencia personal.

 

Recuerdo que cuando era niño tenía un pequeño perro, al cual realmente yo no quería mucho, pero mi familia si, en mi casa el pequeño perro era adorado por todos, obviamente excepto por mí.

 

Una tarde entré a mi casa y yo tenía la costumbre de dejar la puerta de calle abierta, y ese día el perro salió y fue atropellado, murió en el acto, toda mi familia lloraba y me culpaban por la muerte del animal.

 

Recuerdo que me sentía fatal, muy culpable y durante meses estuve mal porque me sentía responsable. Luego de unos meses, mi hermano mayor dijo la verdad y le contó a mis padres que él lo había dejado salir y que ya no me culpen porque fue él quien había dejado abierta la puerta.

 

Cuando mi hermano contó eso me liberé de la culpa, me quite de encima ese peso que sentía, que para un niño de 7 años era una gran carga y me tranquilice de inmediato y mejor aún al poco tiempo lo olvidé como si nada.

 

¿Por qué sucedió esto cuando mi hermano dijo la verdad?

Es sencillo, porque hubo una liberación de la carga afectiva, en pocas palabras el recuerdo se separó de los sentimientos. El ejemplo es muy simple pero realmente explica muchísimo acerca de esta relación entre un recuerdo y las emociones.

 

Para superar el pasado es necesario quitar todas las emociones negativas que se asocian al recuerdo y para ello hay que tener claridad para ver las cosas.

 

Si mi amiga que tuvo un embarazo en la adolescencia lograra realmente ver con claridad su situación y entender que realmente lo que sucedió le puede pasar a cualquiera, si se diera cuenta que fue la sociedad y su propia familia la que la condenó por simple ignorancia, el día que ella logre entender eso no tan solo podrá perdonarlos, sino que también dejará de intentar buscar la aprobación de sus padres.

 

Ella no le debe nada a nadie, no tiene que compensar absolutamente nada ni buscar la aprobación de su familia, sin embargo ella no lo ve así.

 

Por supuesto que no es nada sencillo llegar a ver las cosas de esta manera, pero tampoco es imposible. Todo lo que no hayas resuelto en tu pasado te repercutirá en tu presente. Todo lo que no quieras enfrentar repercutirá en tu mente día y noche.

 

 

 

Superar el pasado enfrentándolo

 

superar

superar el pasado superar el pasado superar el pasado superar el pasado superar el pasado superar el pasado superar el pasado superar el pasado

 

Hace poco conocí un chico en el plaza donde voy a caminar, nos hicimos amigos y hablamos bastante, este joven me contó su historia, me dijo que quería superar el pasado que lo atormentaba.

 

Cuando apenas tenía 6 años su padre se marchó de casa y no volvió a aparecer nunca más, me dijo que ese recuerdo de cuando se estaba yendo a otro país lo atormentaba día y noche y que le afectaba en todos los ámbitos de su vida.

 

Le pregunté hace cuánto tiempo no ve a su padre y me dijo que desde aquella vez. Le aconsejé que busque a su padre y le hable con él, que le diga todo lo sintió en ese momento y que descargue todo tipo de afecto que contiene ese recuerdo traumático.

 

Me dijo que no se animaba, que realmente no tenía el valor para hacerlo, yo simplemente le dije que si realmente quería sanar debía hacerlo.

 

Unos meses después me encontré con este joven en la plaza, él solo se acercó y me dijo que habló con su padre, que le dijo todo lo que sentía y que su padre se largó a llorar, le contó las razones por las cuales se fue y que no podía creer que su hijo lo visite después de tanto tiempo.

 

Este joven se liberó de ese recuerdo traumático, porque lo enfrentó, fue al inicio de todo y pudo resolverlo, para la situación que él estaba viviendo esa fue una manera correcta de superar el pasado.

 

Hoy en día se habla con su padre y lo perdonó, pero no para hacerle un favor a su padre sino para hacerse un favor así mismo, porque cuando perdonamos no estamos ayudando a otros nos estamos ayudando a nosotros mismos.

 

¿Qué te aferra a tu pasado?  Hazte esta pregunta y observa que es por lo que no puedes dejar atrás el pasado. Si no aprendes a autoanalizarte nunca podrás resolver tus problemas.

 

Es necesario que busques en tu interior que cosas del pasado están afectando tu presente y sobre todo que cambies tu manera de pensar.

 

La gente hoy en día es muy fatalista, se creen incapaces de todo, piensan que es imposible sentirse bien, creen que liberarse del pasado no se puede que ellos no son capaces, que no están fácil y buscan un millón de excusas para ni siquiera hacer el intento.

 

No seas una de esas personas que ni siquiera intentan mejorar, de esos hay muchos.

Veo todo el tiempo gente que se cierra en que “nadie los entiende” que creen que su situación y que sus problemas son los más insólitos y preocupantes que puede haber tenido alguien en toda la historia de la tierra.

 

Y lamento decirte que no es así, hay gente que la pasa mucho peor que tú y hay millones de personas con tus mismos problemas.

 

Lo esencial para superar el pasado es tener una mentalidad positiva y sobre todo querer hacerlo.

De nada te servirá hacerlo si de verdad en el fondo sientes que no eres capaz.

 

 

 

Viviendo el presente

 

superar el pasado

superar el pasado superar el pasado superar el pasado superar el pasado superar el pasado superar el pasado superar el pasado superar el pasado superar el pasado superar el pasado superar el pasado superar el pasado

Observa a la gente y te darás cuenta de que viven del pasado, recordando, angustiándose, frustrándose por cosas que ya no tienen importancia alguna en el presente.

 

Las personas viven esperanzadas por “Un futuro mejor” pero se olvidan de vivir el presente, no se dan cuenta que el futuro es ahora, este es el momento para ser felices, para disfrutar.

 

Yo fui una de esas personas que vivía de los recuerdos, creyendo que antes todo era mejor que ahora y esperando que el futuro me depare algo mejor que lo que tenía en el presente, lamentablemente ese futuro nunca llegaba.

¿Por qué? porque ese futuro sólo se puede construir si comienzas en tu presente a ser feliz.

Es imposible construir un futuro feliz si no vive tu presente.

 

Hay una frase que leí una vez y que me encanta que dice:

 

“Me gustaría volver al pasado, no para cambiar cosas, pero si para revivir la época en la que era feliz y no lo sabía”

 

!Que gran verdad! Mucha gente tiene todo para ser feliz pero no se da cuenta, y sólo puede darse cuenta de su felicidad cuando están un situación horrible.

 

Por eso para liberarse del pasado es imprescindible aprender a dejar de pensar en un futuro mejor y vivir el presente.

 

Tú no debes preocuparte por lo que ya paso, ni por lo que podría pasar, solo debes procurar sentirte bien ahora mismo, el pasado ya no existe y el futuro tampoco, todo lo que tienes es el presente.

 

Ya es hora de dejar de pensar en que tienes que sacrificarte, sufrir y pasarla muy mal para que en el futuro seas feliz y todo sea maravilloso, eso es una farsa que la sociedad te vende, si bien es cierto que lo que hagas ahora tiene que contribuir a tu futuro tampoco es necesario pierdas de ser feliz ahora para tener algo mejor en el futuro.

 

No sabemos lo que tenemos hasta que lo perdemos, otra frase que dice una gran verdad.

Valora lo que tienes ahora, si tienes salud valórala, no la tendrás para siempre, si puedes darte gustos valóralos no todos pueden.

 

Si ahora ves que tu vida es un calvario piensa en que quizás hoy sea el día en ver que realmente no estás tan mal como piensas.

 

Este artículo es una reflexión sobre la forma en la que viven las personas actualmente, nadie está presente, nadie vive el hoy, algunas viven en lo que sucedió y otros viven en lo que sucederá.

 

La vida es muy corta para no vivirla, disfruta de lo poco que queda, deja atrás las ataduras y vive cada día como si fuera el último.

¿Te gusto el artículo?
¿Te gustaría recibir los nuevos artículos en tu correo?

Simplemente ingresa tu nombre y tu dirección de correo electrónico y  por último dale click en el botón suscribirme!

100% libre de spam

Comentar con Facebook

Deja una respuesta

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>