¿Por qué sentimos envidia?0

La envidia es mucho más común de lo que te imaginas, la mayor parte de las personas que habitan este planeta sufren de envidia.

Tus padres, tu pareja, tus hijos, tu mejor amigo, tus compañeros de trabajo e inclusive aquellos que jamás habrías imaginado también sintieron envidia en algún momento de su vida, en mayor o menor medida todos la conocieron.

Se la puede definir como el dolor o desdicha que siente alguien por no tener bienes o cualidades que otros poseen. Al ser un sentimiento mal visto y condenado por la sociedad la gente opta por ocultarlo, pero a pesar de que se la disimulan muy bien de igual modo manifiestan de una u otra manera la ira que provoca esta emoción negativa e inclusive accionan atacando a las personas por la cuales sienten envidia.

La gente siente envidia por casi todo, es simplemente cuestión de ver que alguien está progresando en su vida para que esta emoción comience a florecer. Alguien puede tener envidia porque a otro le va mejor en sus estudios o lo ascendieron en el trabajo o porque se va de vacaciones o por su auto nuevo, su nueva casa o simplemente porque está expresando felicidad.

Una persona que siente envidia está totalmente consumida por la ira que le provoca sentirse inferior. La absurda creencia de pensar que es menos que alguien lo lleva a mantener un comportamiento agresivo hacia aquellos a quienes responsabilizan de su enojo.

Si tú estás sintiendo envidia te causará tristeza, ira y desdicha ver que alguien tiene más que tú, ver que alguien está progresando y teniendo éxito en su vida, caerás en la trampa de la competitividad y pensarás que los demás no pueden tener más y no les puede ir mejor que a ti.

 

 

Libérate de la competitividad

¿Porque sentimos envidia? alt

Desde que eras un niño te enseñaron a competir, a ser el mejor en todo lo que haces y a que tu felicidad dependería de que tan bueno que seas. Me refiero a que condicionaron tu pensamiento para ser “el mejor” pero no ser mejor de lo que eras ayer o hace un año atrás, sino para que seas mejor que los demás. En la escuela que saques mejores notas que tus compañeros, en el trabajo que tengas el mejor sueldo y en la vida que tengas la mejor casa, el mejor auto los más grandes lujos etc.

Siempre tomando como punto de referencia superar a otros y no a ti mismo, como si la vida sería estar pendiente de otras personas y de buscar la forma de superarlos y hacerles saber que ellos no son más que tú.

Cuando estás aferrado a la competitividad sentirás la necesidad de tener más que los demás. Tu vida estará basada en cómo puedo ser mejor que otros.

Toda esta forma de pensar proviene de creer que para ser feliz tengo que ser más y que no puedo quedarme atrás, si otros avanzan yo también, no puedo permitir que me superen porque yo merezco más que las otras personas.

La envidia nace de una mentalidad así, esta emoción puede ser una de las más destructivas que puede experimentar un ser humano. Cuando alguien tiene envidia se siente inferior, derrotado e invadido por un cóctel de emociones negativas que ni siquiera sabe cómo controlar.

Y es esa misma incertidumbre de no saber cómo canalizar sus emociones que los lleva a buscar hacer daño a la gente con la que compite.

Quizás hayas escuchado alguna vez el término “tengo una envidia sana” pero la envidia sana no existe, envidiar nunca puede ser algo positivo, Napoleón Bonaparte dijo “La envidia es una declaración de inferioridad” y si me siento inferior entonces hay algo que no está bien en mí, hay una creencia limitante que me está paralizando y que no me deja ser feliz ¿Por qué me siento inferior? ¿Qué me está llevando a creer que soy menos que los demás?

Estas son las preguntas que debes hacerte cada vez que te veas invadido por la envidia y hacer introspectiva para conocer un poco más sobre la raíz de este problema.

Si consigues liberarte de la competitividad con los demás y llegas a comprender que competir no tiene sentido, que no tienes que demostrarle a nadie que eres mejor porque te sientes bien y seguro contigo mismo. En tu vida vas a conocer a muchas personas, algunas con un buen aspecto físico, otras no tanto, algunas con un nivel económico alto, otras con un nivel económico bajo, algunas con capacidades y talentos increíbles otras con pocas capacidades.

Pero el aspecto físico, una posición económica, una capacidad, un talento no marcan la diferencia entre el valor de una persona u otra.

Y justamente ese es tu problema, durante toda tu vida tuviste este sistema de creencias en donde hay gente con más y menos valor y siempre quisiste tener valor, porque estas convencido de que si eres una persona valiosa obtendrás la aceptación y aprobación de los demás que crees que necesitas para ser feliz.

 

 

Envidia y admiración

¿Porque sentimos envidia? alt

Existe una gran diferencia entre envidiar y admirar, la gente suele confundir estos dos conceptos. La envidia es algo absolutamente negativo e innecesario en la vida de una persona, proviene directamente del ego y genera en ti emociones de ira, desprecio y comentarios destructivos ante el progreso de los demás. Envidiar te inmoviliza y no te da la posibilidad de aprender de otra personas.

Al contrario de esto la admiración proviene del autoestima, cuando admiramos a una persona no necesitamos atacarla con críticas o desvalidaciones ya que a diferencia de la envidia sentir admiración es estar totalmente libres de la necesidad de competir y superar, cuando cambiamos la envidia por la admiración dejamos de ver a los demás como competencia.

Cuando admiramos podemos aprender más, en lugar de enojarnos y frustrarnos por los logros ajenos comenzamos a observar desde otra perspectiva mucha más madura y a conocer el camino que tuvieron que recorrer esas personas para llegar a tener o a ser quienes son ahora.

La próxima vez que sientas envidia de alguien pregúntate lo siguiente:

¿Merezco sentir esto? ¿Por qué me estoy sintiendo inferior a otra persona? Y si las respuestas a estas preguntas no te ayudan a liberarte de la envidia entonces puedes optar por acercarte a esa persona a la cual le tienes envidia y preguntarle ¿Como hizo para llegar a tener lo que tiene ahora? ¿Cuáles fueron los obstáculos que tuvo que superar para llegar a estar en donde está ahora?

Es muy fácil etiquetar a alguien de exitoso por el tipo de vida que lleva, pero lo que realmente es difícil es dejar nuestro ego de lado, preguntar de manera humilde sobre cuál fue el camino que tuvo que recorrer y como logro convertirse en la persona que es hoy en día.

Comentar con Facebook

Deja una respuesta

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>